sábado, 17 de noviembre de 2007

Arriba en la cordillera

doble click en la foto para agrandar.


Aquí les comparto la letra y acordes para guitarra de "Arriba en la cordillera" , una de mis canciones preferidas.

Cuando nos juntamos a guitarrear con amigos al calor de una parrillada y buenos vinos, esta es una canción infaltable..... ¿ o no ... Iván Olmos Fredes ? ..... por cierto un gran amigo.

Atacalco : Desde Recinto, un desvío hacia la derecha por un camino de tierra conduce al Valle de Atacalco, teniendo como vista el macizo de "Las Bravas" y el Salto del Renegado, en medio de una exuberante vegetación nativa. El lugar es adecuado para la excursión, el pícnic y la observación de flora y fauna. El paso fronterizo se ubica Latitud :37 12' S - Longitud : 71 08' W.
La foto corresponde a una agrable estadía que hicimos con Gina (mi esposa) a la parcela (en Catapilco) de mi cuñada Ivonne y Alexis (su marido) en el feriado de Fiestas Patrias,.....espero se repita jeejejeje. Desde este Blog les doy las gracias por su hospitalidad y cariño.

Los acordes aparecen desfasados por defecto del Blog, pero están Ok.

ARRIBA EN LA CORDILLERA
(Patricio Manns)


Lam
Qué sabes de cordilleras
FA SOL
si tu naciste tan lejos
FA
hay que conocer la piedra
SOL
que corona al ventisquero
DO Lam
hay que recorrer callando
FA LA# - Lam
los atajos del silencio
SOL
y cortar por las orillas
FA
de los lagos cumbrereños
SOL
mi padre anduvo su vida
LA# Lam
por entre piedras y cerros.

La viuda blanca en su grupa
la maldición del arriero
llevo a mi viejo esa noche
a robar ganado ajeno
junto al paso de Atacalco
a la entrada del invierno
le preguntaron a golpes
y el respondió con silencio
los guardias cordilleranos
clavaron su cruz al viento.

Los Ángeles, Santa Fé
fueron nombres del infierno
hasta mi casa llegaba
la ley buscando al cuatrero
mi madre escondió la cara
cuando el no volvió del cerro
y arriba en la cordillera
la noche entraba en sus huesos
el que fue tan hombre y solo
llevo a la muerte en su arreo.

Nosotros cruzamos hoy
con un rebaño del bueno
arriba en la cordillera
no nos vió pasar ni el viento
con que orgullo me querría
si ahora llegara a saberlo,
pero el viento no mas sabe
donde se durmió mi viejo
con su pena de hombre pobre
y dos balas en el pecho.

Aquí puedes escuchar la canción.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Teresa ..... Cómo haremos para resucitarte ?



Ese día amaneció como cualquier otro, yo me iba a cortar el pelo y buscaba el tiempo para ir a la peluquería. Nada de lo que pensaba hacer era tan intrascendente como cortarme el pelo.
Fue ya en la tarde de un día de Octubre de 1996 cuando sentado en la espera para mi turno, una amable señorita me pasa para mi entretención una de las revistas típicas de peluquerías,,, ¡ claro, en esa época no había farándula ¡¡ , sin embargo, aparecían rostros del jet set criollo en portada. Una foto antigua llamó mi atención, una bellísima mujer de ojos claros y de mirada triste encabezaba un extenso artículo sobre una las más enigmáticas y desconocidas mujeres que tiene la narrativa chilena. Teresa Wilms Montt, poetisa, mujer, inteligente, atrayente y enigmática....cautivante.... Recuerdo que leí este artículo tan ensimismado, tan inmerso en ese tiempo que me ví a su lado.....a propósito recuerdan la película "Pide al tiempo que vuelva" con Christopher Reeves y Jane Seymour ......algo así me ví viviendo......... de verdad extraño.... Todo fue pasando .... y me ví haciendo algo inusual....arrinconado sin que nadie me viera arranqué las hojas del reportaje, cancelé mi corte de pelo...y caminé con mi tesoro rumbo a casa.
Hoy, ya sé quien es ella, sé de su vida y muerte. De mi delito,....hoy cuelga en mi escritorio un cuadro con la hermosa Teresa, era tan buena la resolución de la foto que la mandé a enmarcar. La otra foto, que también enmarqué, se la regalé a un amigo (Pablo Fuentes) para su taller de arquitectura. .....ya descansas Teresa ¿ cómo haremos para resucitarte ?

He leído que prontamente TVN hará una producción sobre su vida protagónizada por la actriz Francisca Lewin.

Comparto ahora con ustedes a esta maravillosa mujer....su belleza, historia....dolores ....y muerte.

Teresa Wilms Montt fue víctima del día, de la ciudad y el país en que nació, de su apellido, de sus ojos azules, de su sensibilidad, de sus dolores de cabeza, de su costumbre de fumar, de su costumbre por los barcos y por los hombres que intentaban traerla de vuelta al mundo. Fue victima de su poesía, de su diario, de sus pulseras, de un marido aburrido, de un amante impulsivo. Fue víctima de un terremoto, de París, de Nueva York, de Huidobro, de Buenos Aires, de sus zapatos finos, de sus institutrices, de sus clases de piano, de una madre de palo, de un padre de piedra. Fue víctima del inicio del último siglo, de las lunas que la trajeron, de su maternidad amordazada, del vuelo de los pájaros, y de las monjas.

Escribió ella en su diario...(muestro un extracto)

Sábado 29. Enero 1916
La mañana está preciosa. Su frescura ha calmado mis nervios, quebrados por el insomnio.Fui al jardín cuando el sol comenzaba a bostezar para levantarse: estaba todavía el suelo brillante con las perlas del rocío que había llorado la noche. Recogí un ramito de flores olorosas y después de dar unas cuantas vueltas, acariciando los gatos que dormían tendidos por allí, me volví a mi celda para rezar y escribir. Y aquí estoy.Recién se levantan las monjas a su tarea: las oigo afanarse en el corredor y en la cocina, ágiles, rebosantes de vida y de la santa tranquilidad que les da Dios.Anoche no pude cerrar los ojos; estuve nerviosísima, triste, con deseos de arrancarme al corredor para respirar aire puro. Prendí la vela a las dos de la madrugada y me puse a leer medicina hasta las cuatro y cuarto, hora en que bajé al jardín a medio vestir. Como de costumbre, mis pensamientos de anoche eran para Vicho. La hora, mi soledad, el estado de mi espíritu, hacían que lo recordase intensamente con ese delirio que me toma a veces, y me deja extenuada. Su retrato que está siempre bajo mi almohada cuando me retiro a la cama, fue anoche mi confidente. Hablé con él como si pudiera oírme, le dije las más suaves ternezas, los términos más agitadores que brotaban de mi corazónMi pasión es fatal e indomable. Inútiles son las secretas luchas de mi espíritu por dominarla. Ella triunfa de mí y me hace sentir su mordedura con toda la fuerza que ha adquirido en mi propio corazón.Soy una pobre mujer débil e incapaz. No quiero pensar en él y me convenzo de que el no querer mío es querer más, y me desespero de mi impotencia para vencerme.
Viernes 3 de marzo (1916)
El recuerdo de mi Jean no me deja un instante, lo llevo dentro de mi alma como el ser espiritual de ella misma. Lo amo mucho, profunda, inmensamente, pero en mí algo ha muerto... Una cuerda se ha roto, una fibra se ha trizado.Rezo y espero en Dios, pero nada para la tierra; mucho, mucho para el más allá y...¡Mis hijas! Mis purísimas criaturas de las cuales son tan indignas y despiadada madre. ellas que llevan la savia de mi ser, algo o todo de mi corazón! Las recuerdo, pero en mí hay algo más poderoso que la poderosa voz del amor materno, el amor a Jean! Imploro al cielo su bendición de ellas, y para mi la muerte si mi deshonra ha de hacerlas desgraciadas. En esta noche apacible y dulcemente triste, me parece que mis ruegos llegan más intensos y fervorosos a Dios. Llevan todo el dolor de mi miseria, y la cariñosa esperanza del perdón!

Su biografía
María Teresa de las Mercedes Wilms Montt, fue hija de Federico Guillermo Wilms y Brieba, y Luz Victoria Montt y Montt. Nació el 8 de septiembre de 1893, en Viña del Mar, y fue la segunda hija, de 7 mujeres.
A pesar de que se la educó para el matrimonio y la vida en la alta sociedad, desde pequeña manifestó su carácter rebelde y apasionado.
Se enamoró de Gustavo Balmaceda, con quien compartía la pasión por la opera. Se casó contra la voluntad de su familia, cuando tenía 17 años de edad, y a raíz de este matrimonio nunca más fue recibida en la casa paterna.
La joven pareja se trasladó a Santiago, donde el carácter artístico y sensible de Teresa se vio realizado en la activa vida cultural capitalino.
Su presencia social no pasó inadvertida y su marido comenzó a sufrir el dolor de los celos. Consecuencia de ello, empezaron también los problemas, los gritos, las peleas, los golpes y la bebida en exceso de él.
El 25 de septiembre de 1911 nació la primera hija del matrimonio Balmaceda Wilms, Elisa.

Masona y anarquista
Por razones de trabajo, la familia Balmaceda Wilms se trasladó a Iquique, donde residió entre 1912 y 1915. "Conocí lo que es para las mujeres de mi clase un misterio: la verdadera miseria material y moral... Mi alma, salió pura de la prueba, pero asqueada", diría Teresa más tarde.Se relacionó con feministas y sindicalistas, y una pléyade de reformistas, que ejercieron influencia en ella. Adscribió al pensamiento masón y anarquista, consolidándose su espíritu librepensador.Se inició en la política y comenzó a escribir con el seudónimo de Tebal en la prensa de Iquique.El 2 de noviembre de 1913 nació su segunda hija, Sylvia Luz.

El convento de la Preciosa Sangre
Posteriormente los Balmaceda Wilms regresaron a Santiago. Tras un viaje, Gustavo descubrió las cartas de amor que su primo, Vicente Balmaceda Zañartu, enviaba a su esposa.
Como castigo, Teresa fue recluida el 18 de octubre de 1915, en el convento de la Preciosa Sangre y apartada de sus hijas, las que pasaron a la tutela de sus abuelos paternos.
En la soledad del convento escribió su Diario Íntimo, e intentó suicidarse el 29 de marzo de 1916, tomando un frasco de morfina. En esta difícil situación fue nuevamente rechazada por sus padres.

En Buenos Aires
En junio de 1916, Teresa inició un viaje sin retorno. El poeta Vicente Huidobro la ayudó a escapar del convento y abandonó Chile, embarcándose hacia Buenos Aires.Entró al círculo intelectual de esa moderna ciudad, convirtiéndose en una de las pocas mujeres que frecuentaban la bohemia bonaerense.
Sus sueños de escritora se concretaron. En abril de 1917, cuando tenía solo 24 años, apareció su libro Inquietudes Sentimentales y, el mismo año, Los Tres Cantos. Ambos fueron elogiados por la crítica.

Se va a Nueva York
Teresa no pudo huir de una especie de sino: un joven admirador suyo, llamado Horacio, de 19 años, se suicidió debido al desaire de Teresa. Este hecho marcó, incluso, su prosa.Se dirigió a Nueva York con el objetivo de alistarse en la Cruz Roja, y tras una dura travesía, llegó el 3 de enero de 1918 a esa ciudad. Allí fue acusada de espía alemana y enviada a prisión, lo que la hizo abandonar su objetivo. Su nuevo destino fue España.Teresa de la Cruz.
En la bohemia madrileña inició una gran amistad con los escritores Gómez de la Serna, Gómez Carrillo y el chileno Joaquín Edwards Bello, convirtiéndose además en la musa de Ramón Valle-Inclán.
En Madrid publicó "En la Quietud del Mármol", con un prólogo de Gómez-Carrillo, y Anuarí, prologado por Ramón Valle-Inclán. Allí, también, tomó el seudónimo de Teresa de la Cruz."Mi destino es errar".
La vida itinerante de Teresa Wilms no cesó. En agosto de 1918 regresó a Buenos Aires, donde publicó la colección "Cuentos para los Hombres que son Todavía Niños" (24 de febrero de 1919).El 10 de junio de 1919 se embarcó rumbo a Europa, arribando a Londres el 26 de junio. De ahí volvió a España, donde se reunió con sus antiguos amigos e intercambió misivas con Valle-Inclán.
Sevilla, Córdoba y Granada fueron sus nuevos destinos. Al salir de Buenos Aires, había señalado en su diario: "He huido de Argentina porque mi destino es errar".El encuentro con sus hijas: "...unos ojos de una profundidad increíble".
En 1920, Teresa se trasladó a París, donde se enteró de que su suegro había sido nombrado en un cargo diplomático en la ciudad luz, y que viajaría hasta allí junto a sus nietas, las hijas de Teresa.
Después de 5 años de separación, pudo reencontrarse con ambas niñas. Elisa tenía casi 9 años, y Sylvia 6 años y medio "Con mi hermana y 'mi mamita', íbamos por Les Champs Elysées cuando se detuvo un taxi y nos hizo señas una mujer con una capelina negra. Nos acercamos. Yo la quedé mirando abismada de su belleza. Tenía unos ojos de una profundidad increíble. No sabía que era mi madre. Se acercó para abrazarme y me dijo: '¡Mi amor, yo soy tu mamá...!'", recordaría Sylvia después.
Teresa logró verlas dos días a la semana, gracias a las gestiones de algunos diplomáticos.El enorme dolor de separarse de Elisa y Sylvia.
Sin embargo la felicidad duró poco; llegó el momento en que las niñas Balmaceda debían volver a Chile con sus abuelos. El dolor se apoderó de Teresa, quien decidió encerrarse en su habitación de la Avenue Montaigne.
Casi no comía, fumaba en exceso y tomaba medicamentos para adormilar sus sentidos.Escribió en su Diario: "Me siento mal físicamente. Nunca he tributado a mi cuerpo el honor de tomar su vida en serio, por consiguiente no he de lamentar el que ella me abandone. Desnuda como nací me voy, tan ignorante de lo que en el mundo había. Sufrí y es el único bagaje que admite la barca que lleva al olvido".
En vísperas de la Navidad de 1921, Teresa tomó una alta dosis de somníferos, lo que alargó su agonía desde su ingreso al Hospital Laënnec, el 22 de diciembre, hasta su deceso el día 24, cuando tenía sólo 28 años de edad.

doble click en la foto para agrandar.














De lo que soy .....y no soy

El Niño con el espejo
........ o la raíz de mi miedo

Todos los tiempos disparatan unos contra otros
me adentré demasiado en el futuro
y fui presa del espanto,,,
entonces me volví atrás...
no por eso ella me resulta mas deseada.
No sólo la razón, sino también la locura de milenios
se ha declarado en mi
...... y medité largo tiempo
entonces sonó una carcajada en torno a mi
esta carcajada me desgarró las entrañas y el corazón.


Inspirado en "Asi habló Zaratustra" de Frederic Nietzche.


Mi espejo

Me he vuelto volador de noche
me doy al vuelo por mi soledad
nadie me acompaña al cielo
ya nada me puede dañar.

Mi rostro quedó en un espejo trizado
y me he vuelto un cantor de balcones en ruina
tengo muchos recuerdos de museo
recuerdos de vientos
que hicieron remolinos mis sentimientos.

De mi vuelo he descendido al paralelo 54 de Chile
para que la tierra me queme con su fuego
allá los verdugos son de cabellera rubia
y los cañones vigilan todo el mar.


No me encuentro

He vuelto a sentir ese canto de llegada
mas palabras me han llegado de lejos
desordenada letra sincera
escrita en desierto y nieve que se juntan.
Desde que me volví a ella me mantengo alerta
me llegan todas las ventanas que se abrían,
se me aparece el parque que caminé
todas las calles súcias aplastadas de cielo gris.
Vuelvo a los lugares de mis alas
oxidado tiempo para que pierda yo menos espacio asfixiado.
Desaparecen de mi los paisajes llenos de aguacero
y vuelvo a sentir ese canto de llegada
todo tumbado brotando de mis angustias
ventanas que exhalan todo lo de adentro
mucho aire debe limpiarme
aire para mis alas de pájaro de ciudad.

Me volví entero para aparecer cortado
del recuerdo me entero de sucesos que se ataron a mi
de mujer visto un instante el atardecer.
Que de nocturno me manso me quedo sintiendo
mas, me quejo de lo que me llega
y me apego a tu forma.

Te doy mi apariencia nueva para que me veas
asi soy yo, el nuevo caminante de tu lugar.


Como me pierdo

Ojos de luz tienes hoy que no puedo verte,
estás lejana como una hoja de otoño
caminas lejos de mi.
Tienes la cabellera negrazul como la noche
brillante como las estrellas.

Piel suave de desierto moreno es la tuya
sinuosa montaña es tu cuerpo
me pierdo atrapado en tus caminos amantes
de tu boca salen todas las ideas de amar.

Por ti me pierdo todas las noches,
por ti le pregunto a las flores dónde está la primavera
por ti camino las calles mas aisladas.

No le pregunto ya al silencio dónde estás
te pienso en cada parque abandonado de otoño.
Te vuelvo a encontrar en la mirada profunda de mis ojos.

Ojos de luz tienes hoy que no puedo verte
y tus manos rápidas danzan sobre el piano
estás lejana como una hoja de otoño
caminas bajo árboles deshojados
piel suave, morena de otoño.

Caminas lejos de mi.


doble click en las fotos para agrandar